ÚLTIMAS ENTRADAS : "ALDEAS DE KENGTUNG" "GRAND POPÓ I: A DANZA RITUAL" "GRAND POPÓ II: A CERIMONIA DA PRAIA"
gadgets para blogger

Bangkok é unha cidade caótica e inqueda, repleta de atractivos na que, ademais de poder visitar moitos lugares interesantes como o Gran Palacio Real ou o Museo Nacional ou os seus máis de 400 templos, podes asistir a unha velada do Muay Thai, unha das artes marciais máis antigas, visitar as súas klongs (a pequena Venecia de Bangkok), gozar da súa vida nocturna, darche unha masaxe tradicional ou sorprenderche cos seus espectaculares mercados, que che ofrecen de todo, desde comida, roupa, elementos decorativos, artesanía, reloxos, xoias, flores, teas, imitacións de todas calidades, xoguetes, instrumentos musicais, postos de comida tradicional e un longo etcétera, ata todo tipo de servizos sexuais e shows, como sucede no mercado de Patpong, que está rodeado dos clubs nocturnos máis famosos da cidade.



Podemos visitar mercados flotantes, nocturnos, mercados moi turísticos ou mercados aos que só van tailandeses, ou o de Chatuchak que, cos seus miles de postos e de corredores repletos de produtos, é un dos mercados máis grandes do mundo.




Aínda que todos eles son espectaculares polo seu colorido, os seus aromas, o seu movemento e sobre todo pola amabilidade que xeralmente caracteriza aos seus vendedores, a min chamoume especialmente a atención o mercado da localidade de Mae Klong, na provincia de Samut Songkhram, ao sueste de Bangkok.




Bangkok es una ciudad caótica e inquieta, repleta de atractivos en la que, además de poder visitar muchos lugares interesantes como el Gran Palacio Real o el Museo Nacional o sus más de 400 templos, puedes asistir a una velada del Muay Thai, una de las artes marciales más antiguas, visitar sus klongs (la pequeña Venecia de Bangkok), disfrutar de su vida nocturna, darte un masaje tradicional o sorprenderte con sus espectaculares mercados, que te ofrecen de todo, desde comida, ropa, elementos decorativos, artesanía, relojes, joyas, flores, telas, imitaciones de todas calidades, juguetes, instrumentos musicales, puestos de comida tradicional y un largo etcétera, hasta todo tipo de servicios sexuales y  shows, como sucede en el mercado de Patpong, que está rodeado de los clubs nocturnos más famosos de la ciudad.



Podemos visitar mercados flotantes, nocturnos, mercados muy turísticos o mercados a los que sólo van tailandeses, o el de Chatuchak que, con sus miles de puestos y de pasillos repletos de productos, es uno de los mercados más grandes del mundo.



Aunque todos ellos son espectaculares por su colorido, sus aromas, su movimiento y sobre todo por la amabilidad que generalmente caracteriza a sus vendedores, a mí me llamó especialmente la atención el mercado de la localidad de Mae Klong, en la provincia de Samut Songkhram, al sureste de Bangkok.


A primeira vista parece un mercado calquera de hortalizas, froitas, vexetais, peixe e marisco…coa particularidade de que os seus postos están situados nunha vía de tren.




A primera vista parece un mercado cualquiera de hortalizas, frutas, vegetales, pescado y marisco…con la particularidad de que sus puestos están situados en una vía de tren.
En principio supós que se trata dunha vella vía abandonada, pero de súpeto co son dunha bucina observas como os vendedores comezan a encartar os seus toldos e retirar os seus postos para, acto seguido, deixar paso a un tren que, literalmente, cruza varias veces ao día polo medio do mercado e percorre os, non se, 200 ou 300 metros de lonxitude que pode ter.



En principio supones que se trata de una vieja vía abandonada, pero de pronto con el sonido de una bocina observas como los vendedores comienzan a plegar sus toldos y retirar sus puestos para, acto seguido, dejar paso a un tren que, literalmente, cruza varias veces al día por el medio del mercado y recorre los, no se, 200 o 300 metros de longitud que puede tener.

Logo de que o tren cruza o mercado todo volve á normalidade coma se nada pasase.

Eu preguntábame: non terán outro sitio onde pór o mercado?. Sei Parece ser que o mercado xa existía antes de que funcionase o tren e que os seus comerciantes non quixeron cambiar o seu asentamento.



Una vez que el tren cruza el mercado todo vuelve a la normalidad como si nada hubiera pasado.


Yo me preguntaba: ¿no tendrán otro sitio donde poner el mercado?. Parece ser que el mercado ya existía antes de que funcionara el tren y que sus comerciantes no quisieron cambiar su ubicación.



13 comentarios:

  1. Sei o que ocorrería na miña terra, cos meus paisanos, se tivésemos algo semellante por aquí.
    No canto de buscar fermosura, isto estaría cheo de morbosos turistas, que virían ver o atropelado do día, fresquiño. A publicidade que aparecera no tren, pagaría ao condutor un plus por morto. É que somos moito máis civilizados que eles.
    Moi boas fotos, mozo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Carlos,
    Si bien tu onda es el blanco y negro, coincidirás que esta magnífica y muy interesante serie fotográfica en color debe ser espectacular...

    Un abrazo desde México.
    De todas formas, muy buenas las fotos. (El mundo está lleno de locos...)

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo ver cómo funciona la idiosincrasia de ese pueblo respetando la tradición y situación del mercado. Parece increíble! Las imágenes me gustan por cómo describen el ambiente. Casi se puede oler desde aquí la mezcla de productos, especias, frutos, etc. Y me llama también la atención ver cómo disponen los productos en cestas y cómo levantan en un momento casi todo el mercado... Como alguien te ha dicho, es cierto que esta serie habría que verla en color. Seguro que no tiene desperdicio!!!. Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  4. Una actitud un tanto rara y temeraria la de estos comerciantes. Que yo sepa, nada igual en nuestro mundo occidental. Observando estas imagenes recuerdo actitudes no menos curiosas en un país de centroamérica que visité.
    De estas fotos me gusta especialmente el enfoque a esos alimentos que expuestos a la luz del día ofrecen esos exquisitos blanconegros. También la expresión de cada uno de los personajes, no conscientes de su protagonismo.
    Me encanta. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. las fotos son increibles, preciosas en blanco y negro... dejan ver con mayor exactitud cada uno de los detalles. Respeto a la via del tren, sin palabras! No sabia de la existencia de este mercado tan caprichoso y unico. Gracias por compartir tu blog!! Lo iré visitando sin duda!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Fiquei impressionada com o Mercado do Trem. Meu Deus... não há as mínimas condições de higiéne!!!
    Gostei bastante da reportagem e das fotos, muitos parabéns Carlos!
    Saludos de Portugal :)

    ResponderEliminar
  7. Carlos:

    Semeja la vía de la muerte, es impresionante el hábitat de lo que ambula en el lugar....
    Tus fotografías me evocan la propuesta cinematográfica del húngaro Béla Tarr. Gracias!

    Un abrazo mexicano, Monique.

    ResponderEliminar
  8. Impresionante! Me he quedado con la boca abierta

    ResponderEliminar
  9. Se repliega la vida unos instantes
    para dejar bufar al tren, cicatrices
    son los raíles, memoria antes del amanecer.

    ResponderEliminar
  10. Não tinha ouvido falar em tal mercado e achei muito interessante a insistência dos mercadores em permanecer no local. Que exótico, não? Certamente há outros lugares mais espaçosos e sem o risco a que se expõem diariamente, várias vezes ao dia. Parabéns pelo trabalho! Abs, Mari - RJ

    ResponderEliminar
  11. Bellísimo tu trabajo. Voy a añadir tu blog en la lista de mis indicaciones. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  12. Muy especial tu trabajo. Voy a añadir tu blog en la lista de mis indicaciones. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar

COMENTARIOS